VOLVER A LA RUTINA CON SERENIDAD
Las tres claves para hacer fácil tu rutina.

* Una: abrirte a la situación tal y como es, no negarla, tendemos a juzgarnos a nosotros y sentimos culpa por sentirnos mal o sentir lo que sentimos.
Tu trabajo puede que no te guste y abrirte a ello es dejar de sufrir, en esto no existe nada malo, ni eres defectuoso.
Céntrate en lo bueno, busca lo que te une a tu trabajo, puede que tengas compañeros o ciertas funciones que se te dan bien, entonces estarás de acuerdo conmigo que el gustar o no ya no es tan relevante, porque si te centras en lo otro que si te satisface, la angustia de ir a trabajar se pasa.

* Dos: encuentra espacios donde puedas encontrarte contigo y con lo que eres, esos espacios son los que te a recargan.
Un paseo con la intención de disfrutar y digo con la intención porque muchas veces hacemos cosas sin intención como mero trámite o de un modo funcional. La intención es básica en todo, pues es el resultado de lo que obtenemos y con lo que crecen las cosas es con intención que ponemos.
Una vida cargada de obligaciones es una carga y tarde o temprano será necesario deshacerte de cargas bien por salud o enfermedad o bien por tristeza y desesperanza.

* Tres: actúa y pasa a la acción, nos pasamos mucho en la mente, poco en el sentir y mucho menos en el hacer coherentemente.
Sin coherencia, que es la unión de ser honesto contigo y darte lo que necesitas, nada cambia por eso te frustras y por eso sigues en esa rueda donde te sientes atrapado.
Si te das cuenta de que algo no funciona, déjalo o hazlo diferente.
Todos tenemos las mismas necesidades: de nuevas relaciones, de hacer ejercicio, de encontrar respuesta a una situación que se repite, pasa a la acción y determina que lo harás.
La determinación es el principio del cambio, muchas veces queremos cambiar algo, pero somos nosotros parados los que no permitimos a la energía renovarse, bien porque no nos dirigimos, bien porque estancamos las posibilidades de reacción al no querer salir de la zona de comford.

Os propongo un espacio de encuentro, donde la escucha interna es fundamental para bajar el estrés del día, donde con la observación de vosotros llegara la calma para actuar y estar de otro modo en la vida.
Propongo encuentros, sesiones de yoga favoreciendo el autococimiento y la comunicad.

Las clases son para grupos reducíos máximo 5 personas para atender vuestras particularidades y dedicaros toda mi atención.

No vamos a negar que todos necesitamos lo mismo ser felices y eso viene de la ganas de serlo no de decirlo.
Empieza el Otoño de un modo diferente y obtén resultados resultados diferentes.

Ruth Risueño Risueño

616 125 716 ¿Hablamos por Whatsapp?
¿Hablamos por Whatsapp?
616 125 716 ¿Necesitas ayuda?